06/05/2016

Pianos demasiado agudos y metálicos, es posible mejorar su sonido?

Una de las cosas que con frecuencia me preguntan es como cambiar o alterar el sonido de un piano, o dicho de otra forma mas precisa, como corregir un sonido demasiado metálico y agudo por otro mas suave y agradable tipo “piano europeo tradicional”, es esto posible?

La respuesta es sí, pero con matices. Vayamos por partes, a que se debe ese interés de tanta gente en cambiar el tono (“color”) del sonido de su piano? En mi opinión, a que hoy en día, la mayoría de los pianos de bajo/medio coste se fabrican en Asia, mas concretamente en China, y una de las características de estos pianos es su particular tono agudo, en algunos casos hasta desagradablemente chillón y estridente.

El tipo de sonido de un piano está determinado por su construcción y los materiales con los que está fabricado, específicamente, la calidad y el tipo de tabla armónica, el diseño de su escala, la calidad de las cuerdas y el tamaño del arpa de hierro. Pero lo que muy especialmente establece el “color” del sonido (digamos hasta en un 50%) son los macillos, y es precisamente la correcta manipulación de los macillos la que nos permite en cierta medida alterar el sonido del piano.

A la manipulación de los macillos para cambiar su tono (sonido) le llamamos “entonación”, o mas comúnmente “pinchar macillos”. Es la entonación sin duda la faceta mas delicada y sutil de los pianos, y requiere sobre todo, oído fino y buenas dosis de paciencia. Normalmente esa es tarea para un técnico especializado, pero creo que el aficionado mañoso y motivado que proceda con precaución, también puede probar la técnica.

Muy por encima os explico de que se trata. El principio básico es alterar la densidad de las fibras del macillo (a menos densidad de las fibras, sonido mas suave y menos agudo) y la forma de proceder es pinchando superficialmente (no mas de 1.5 mm) con una aguja la zona del macillo que golpea las cuerdas. Pinchamos un poco, probamos el sonido y volvemos a pinchar, y así sucesivamente hasta quedar satisfechos, entonces pasamos al siguiente macillo.

A los valientes y atrevidos que queráis probar suerte con esta técnica os doy algunas recomendaciones:

1  Antes de empezar, aplicar un suave lijado, entonces hacer no mas de 6 o 7 pinchazos a la vez, probar el sonido y volver a pinchar.

2  Si después de 3 o 4 sesiones de 6 o 7 pinchazos no notáis diferencia en el sonido, no insistir y dejarlo así. Si continuáis pinchando corréis el riesgo de dañar el macillo!

Asir el macillo solidamente pero con delicadeza, no queremos dañar el brazo o la horquilla.

4  Antes de proceder, siempre que fuera posible, sería recomendable practicar en un piano viejo de bajo coste.

Para los verdaderamente interesados en el tema os recomendaría estudiar en profundidad el Capítulo VII del libro Como reparar un piano donde se explica en detalle la técnica de la entonación con su protocolo específico correspondiente.

Tu opinión sobre este artículo es altamente valorada. Por favor, deja tus comentarios y/o preguntas o sugerencias. Gracias.

© copyright Juan Olalla 2011. Todos los derechos reservados