24/06/2017

Piano digital o piano acústico, comparativa

Piano digital versus piano acústico

Piano digital. Creo que fué alrededor de esta misma fecha el año pasado, que me llamaron para hacer un presupuesto. Se trataba de un piano de familia, no demasiado antiguo pero en bastante mal estado. Su propietaria había matriculado a su hijo pequeño en primero de piano y obviamente necesitaba “reanimar” el viejo piano largo tiempo olvidado en un rincón para que el niño pudiera estudiar.

Os debo confesar que llevaba una mala racha de trabajo, así que la perspectiva de hacer caja a corto plazo era mas que alentadora. Estaba concentrado inspeccionando el piano y haciendo mis calculos (una vez que das un precio no puedes volverte atrás y cambiarlo por otro) cuando de repente la señora me hizo esta pregunta, así a bocajarro: Vale para estudiar un piano digital? Santa Madonna!! Que pregunta para un afinador de pianos!! No tengo por costumbre engañar a mis clientes, pero tampoco soy propenso a tirar piedras sobre mi propio tejado, así que ya os podéis imaginar la respuesta….

Hay veces en que la verdad coincide con nuestro interés, y esta era una de esas raras ocasiones. Así que sin ánimo de pecar de arbitrario e interesado y con la serenidad que nos da el tener la conciencia tranquila, mi respuesta fue obviamente “no”. La cosa me dio que pensar, así que tuve la idea de escribir este artículo.

Nota: Para evitar la duplicación de contenido, la continuación de este artículo comparativa sobre el piano digital o el acústico, la puedes ver en La Guia del Piano. Si quieres dejar tu opinión con respecto a este controvertido tema o responder a algún comentario lo puedes hacer a continuación.

© copyright Juan Olalla 2011 

Tu opinión sobre este artículo es altamenta valorada, tienes alguna duda o pregunta? Por favor deja tus comentarios y/o sugerencias . Gracias.

Es rentable ser afinador de pianos?

Se puede ganar dinero afinando pianos?
Hace unos días, mirando las estadísticas del panel de control de este blog, observe una curiosa frase por la que alguien había encontrado el blog a través  del motor de búsqueda de Google.  La frase era digamos, interesante  “Es rentable ser afinador de pianos?” Me pareció tan buena la pregunta que inmediatamente me puse a escribir.

Desde luego respuesta fácil no tiene, pues cada caso es distinto. En el mío personal, el dedicarme a la afinación de pianos fue algo fortuito, nunca entré en esta profesión con la idea de ganar dinero sino por pura vocación y genuino interés en el mundo de los pianos y humildemente debo reconocer que aunque obviamente no me hice millonario, tampoco me ha ido nada mal.

Soy de la opinión que cuando alguien se dedica a algo con verdadera ilusión y entrega, las cosas ruedan a su favor y que tarde o temprano eso se traducirá en ganancias económicas, aún sin haberla buscado. Sin embargo, no estoy tan seguro de que invirtiendo el orden, o sea, dedicarnos a una profesión con la única finalidad de ganar dinero, de los mismos resultados.  

Pienso que la profesión de afinador de pianos es una de las profesiones más hermosas y apasionantes que existen. El potencial de trabajo y de rentabilidad económica desde luego está ahí, al alcance de la mano, pero como en cualquier otra profesión también existe la competencia, pues  son los mas responsables, hábiles y honrados, los profesionales que estarán mas en demanda y por consiguiente ganarán mas dinero. Al final y salvo contadas excepciones cada uno queda situado en el lugar que le corresponde.

Hay tres tipos de personas que afinan pianos. El primero, es el que toca el piano y aprende a afinar al objeto de afinarse su propio piano. Normalmente son gente perfeccionista que les gusta tener su piano siempre bien afinado y obviamente no les molesta ahorrarse el dinero que les cuesta llamar regularmente a un afinador. Esto es…rentabilidad.

El segundo grupo corresponde a gente que además de afinar su propio piano se atreven con el de los demás, haciendo de este hobby una segunda profesión a tiempo parcial. Creo que es el grupo mas numeroso. Conozco a mucha gente que tiene un trabajo regular y además en su tiempo libre o fines de semana afinan pianos para suplementar sus ingresos. Esto es….rentabilidad.

Y el tercer grupo es el de los profesionales a tiempo completo, generalmente gente que lleva bastantes años en esto y que tienen un nivel de conocimientos y práctica considerable. Muchos de ellos (como es mi caso) han hecho de su hobby su profesión. Las ganancias netas de estos profesionales, como es obvio y ocurre en todas las profesiones, varía en cada caso según circunstancias y valía personal. Esto en mayor o menor medida es… rentabilidad.

Estoy convencido de que los tutoriales contenidos en esta web y sobre todo los libros Como afinar un piano y Como reparar un piano pueden ser de gran ayuda y obviamente rentables (ya que de rentabilidad y ganar dinero trata este artículo) a quien esté interesado en afinar pianos, cualquiera que sea su objetivo y el nivel que se proponga. Para mas detalles en: http://comoafinarpianos.com/libro-afinar-piano-reparar/

Espero que esto haya contestado tu pregunta, incógnito amigo.

Que piensas sobre lo que acabas de leer, alguna duda o pregunta? Tu opinión sobre este artículo es altamente valorada, por favor deja tus comentarios y/o sugerencias. Gracias

Copyright © Juan Olalla 2012 Todos los derechos reservados

Los cinco mitos mas extendidos acerca de los pianos

Esta es una lista de las cinco falsas creencias mas comunes acerca de los pianos. Aunque parezca de broma no lo es. Hay gente que tiene ideas de lo mas increible. Iremos desgranándolas una a una. Difícil tarea, pues algunas de estas fabulas tienen un fuerte arraigo popular.
                         La foto corresponde a un piano Pleyel ya restaurado

El mito número 1 de nuestro exclusivo ranking
SI UN PIANO NO SE TOCA NO HACE FALTA AFINARLO
Lamentablemente para los propietarios de pianos y afortunadamente para los afinadores, esto no es así. Un piano se desafina igual tanto si se toca como si no, con el agravante de que si no se toca y afina por mucho tiempo no solo se desafina, sino que además baja de tono y pierde su estabilidad. Volverlo a su tonalidad normal (440 htz en La 4, tecla número 49) es costoso, se necesitan al menos dos sesiones de trabajo. Para más INRI el no tocar el piano durante mucho tiempo es nefasto para el mecanismo que pierde su pulsación natural y respuesta dinámica.

El número 2, un clásico de los románticos
UN PIANO CUANTOS MAS AÑOS TIENE MAYOR ES SU VALOR
Ah, que felices serían algunos si esto fuera realmente así! Pero lamentablemente tampoco lo es. El valor de un piano viejo es mas bien el valor sentimental que le queramos dar, que en absoluto tiene que ver con su valor real de mercado (leer artículo “Pianos antiguos, la cruda realidad”. Muy frecuentemente y aunque esto pueda romper el corazón de algunos románticos (lo siento amigos) un piano viejo es un trasto que salvo excepciones en pianos de muy alta gama como C. Bechstein, Steinway, etcétera no vale la pena restaurarlo, a veces ni siquiera el coste de transportarlo.

Mito número 3, que tanto indigna a los afinadores!
UN BUEN PIANO NO TIENE PORQUÉ DESAFINARSE
Falso como un Rolex de Taiwán! Todos, absolutamente todos los pianos se desafinan, la única diferencia es que un buen piano debido a la calidad de los materiales de que está hecho se puede mantener afinado más tiempo. Esto también tiene mucho que ver con quien afine el piano. En general un piano, el que sea, hay que afinarlo 2 veces al año.  Al menos y sin excepción, una vez.

Mito número 4, elemental pero no para todo el mundo
EL PIANO DE PARED Y EL DE COLA SON IGUALES, SOLO CAMBIA LA FORMA
Grosso error. El concepto de construcción y la máquina de ambos tipos de piano son muy diferentes. Por regla general un piano de cola es superior en todo (sonoridad, respuesta dinámica, pulsación etcétera) a uno de pared. De ahí que en las salas de conciertos los pianos sean siempre de cola.

Mito número 5, un hecho que no todos conocen
DESPUES DE TRANSPORTAR O MOVER UN PIANO SIEMPRE HAY QUE AFINARLO
Otro de los mitos más extendidos. El transporte de un piano si se hace profesionalmente y con cuidado tiene escasa relevancia en su desafinación. Otra cosa es si las condiciones climatológicas cambian durante el transporte o en su nueva ubicación. En general un piano puede ser afinado antes de transportarse y llegará a su destino prácticamente en el mismo estado de afinación.

© copyright Juan Olalla 2012 Todos los derechos reservados

Tu opinión sobre este artículo es altamente valorada.  Por favor deja tus comentarios y/o sugerencias. Gracias.

Transportar un piano

Si alguno de vosotros, pacientes lectores, alguna vez os habéis aventurado a transportar un piano por vuestros propios medios entonces sabréis o al menos tendréis una buena idea de lo que ello implica.


Valga mi admiración por la gente que realiza este trabajo. Al contrario de lo que generalmente se cree, transportar un piano es un trabajo muy técnico y especializado donde la organización y la estrategia cuenta mucho más que la fuerza bruta.

Para hacernos una idea de la dificultad de transportar un piano consideremos primero su peso. El peso de un piano de pared de tipo medio es de unos 200 kilos, un piano de cola mediano (media cola) pesa unos 300 y un gran cola sobrepasa los 400 o incluso 500 o 600 kilos, mas o menos como un toro de lidia (seguro que a los amigos mexicanos les gusta el símil)

Un transportista de pianos usa material y herramientas muy específicas, tales como vehículos especialmente adaptados  (barras de sujeción, rampas, etc.) estructuras de madera muy fuertes (patines), correas y/o cinchas muy resistentes, arneses,  gatos elevadores, carros especiales y algunos incluso robots específicos para el transporte de pianos. Vease la foto.

La técnica para transportar un piano varía según diferentes transportistas, aunque en general y a grosso modo es la siguiente: En el caso de un cola, primero se le quitan las patas y la lira (estructura donde van colocados los pedales) a continuación el piano se envuelve en papel de celofán, mantas etc. para evitar roces y arañazos y se coloca en posición vertical en una estructura muy resistente de madera llamada “patín” que va sólidamente atornillada al piano o sujeto con cinchas y correas fuertemente apretadas.

La idea es conseguir un ensamblaje compacto que proteja lo mejor posible y facilite la manipulación del piano. Entonces se pone encima del robot o carrito, se sujeta fuertemente para que no se incline a un lado y con mucho cuidado se lleva hasta el camión o furgón, donde se sube (un robot lo sube o baja solo) y se sujeta fuertemente a unas barras de sujeción colocadas a ambos lados del vehículo. Así se consigue que no se mueva y sufra lo menos posible durante el transporte.

Para esta labor que he descrito, se necesitan dos hombres fuertes en caso de contar con la ayuda de un robot, si no es así, tres o mejor cuatro hombres serían necesarios.

A los emprendedores y amantes de la aventura con espíritu ahorrativo les recomendaría que a menos de que se trate de un piano pequeño de estudio (de poco valor) y no haya que subir escaleras, dejéis el trabajo en manos de un profesional. Al final saldrá más barato y posiblemente sea incluso más saludable, pues no solamente nos ahorraremos el peligro de romper el piano, sino de rompernos nosotros mismos.

P.d. Las dos primeras fotos corresponden al transporte de un piano George Steick en la ciudad de Fez (Marruecos) y esta última al mismo piano ya instalado en su nuevo hogar. Este modelo que se ve en la foto está fabricado en madera de bubinga, muy apreciada por sus excelentes cualidades acústicas. Una autentica preciosidad, no os parece?

© copyright Juan Olalla 2012 All rights reserved – Todos los derechos reservados  
Tu opinión sobre este artículo es altamente valorada.  Por favor deja tus comentarios y/o sugerencias. Gracias.

Cuanto tiempo hace que el piano no se afina?

Hablando y comentándonos  anecdotas que nos han pasado (y nos pasan) en este mundo de la afinación y reparación de pianos, un buen amigo colega de profesión me describió su peculiar método para averiguar el  tiempo que un piano lleva sin afinar. Su método era preguntarle al cliente cuantos años habían pasado desde la última vez que afinó el piano y a continuación, mentalmente multiplicar esa cifra por dos. Según mi perspicaz amigo esa es la única forma de averiguar con una mínima precisión cuanto tiempo hace que el piano no se  afina.

Debo reconocer que mi colega no iba muy descaminado, pues la  experiencia y la práctica de todos los días le dan la razón. Y esto porqué es así? A ciencia cierta no lo sé, quizás el cliente no lo sepa o incluso lo haya olvidado, el tiempo es tan fugaz…. o tal vez supone que si dice la verdad, la factura será mas elevada y que al indicar años de menos se está ahorrando dinero. Lo cierto  es que un afinador experimentado, mas o menos puede adivinar los años que  un  piano lleva sin afinar, ya que hay una relación mas o menos general entre lo que bajo que está el tono del piano y los años que no se afina.

Para ilustrar la opinión de este agudo colega, valgan estos ejemplos: si nos dicen que el piano lleva 1 o 2 años sin afinar, podemos dar por sentado que al menos son 3 años. Si nos afirman que el piano hace 3 o 4 años que no se afina, entonces podemos calcular sin mucho temor a equivocarnos que son 7 u 8, y si nos dicen que hace unos 10 años que no se afina o que simplemente no se acuerdan, entonces casi con toda seguridad podemos pronosticar que el piano se encuentra en estado de abandono y que muy posiblemente estamos mas ante un caso de restauración que de afinación.

© copyright Juan Olalla 2012  Todos los derechos reservados

 Tu opinión sobre este artículo es altamente valorada.  Por favor deja tu comentario y/o sugerencia. Gracias

“El afinador de pianos” de Daniel Mason, reseña del libro

Nunca me he considerado un lector compulsivo, pero de forma bastante regular consigo arrancarle unos minutos al día (o mejor dicho la noche) para dedicarlo al placer de la lectura.
No hace mucho, mientras visitaba una conocida librería en Málaga (la ciudad mas cercana de mi localidad) vi un libro que me llamó la atención, “El afinador de pianos” de Daniel Mason. Por pura curiosidad y aunque no conocía el autor compré el libro.

No se cuantos de vosotros lo habéis leído, en caso contrario y por si quizás os interesa, ahí va un muy breve resumen del libro, pues no me perdonaría abusar de vuestra paciencia y valioso tiempo.

La historia tiene lugar en el siglo XIX en tiempos de la Inglaterra Victoriana y es acerca de un afinador de pianos afincado en Londres que por azar del destino tuvo que viajar a Birmania (en aquellos días parte del poderoso imperio británico) para realizar un trabajo al piano propiedad de una alta personalidad del ejercito de su majestad. De esa información se deduce que no debería haber muchos afinadores de pianos en Birmania por aquel tiempo (posiblemente tampoco ahora los haya).

Nuestro colega y héroe en la novela, que estaba recién casado, tuvo que dejar atrás a su joven esposa y su apacible vida en Londres para sumergirse en una apasionante aventura que cambió por completo su vida. No cuento el final para no estropearle la lectura al que no haya leído el libro y decida hacerlo.

Si hay algo que me sorprendió de esta historia es la excelente documentación que contiene. El autor describe el trabajo de un afinador de pianos de forma sorprendentemente precisa, se podría decir que el mismo conoce muy de cerca el oficio de afinador. De forma veraz y convincente relata trabajos como cambiar cuerdas rotas, las diferentes herramientas que se usan en el gremio, el temible efecto que la humedad tropical tiene en un piano y tantas cosas mas.

También me pareció muy interesante la referencia que se hace en el libro a los pianos Erard, pues ese era el piano que nuestro protagonista tenía encomendado de arreglar. Los pianos Erard, para aquellos de vosotros que no lo sepáis, eran probablemente los mas apreciados y prestigiosos de su tiempo. Todavía se ven muchos en buen estado de funcionamiento.

La casa Erard tiene también el honor de ser la inventora de la “Palanca de repetición”. La introducción de la palanca de repetición constituyó en su día una de las grandes mejoras e innovaciones en la historia del piano. Yo mismo he afinado y reparado un buen número de pianos Erard de la misma época descrita en el libro y siempre me han parecido muy refinados y bien construidos, con una muy agradable y precisa pulsación. En la actualidad el piano moderno no difiere en casi nada del Erard descrito en “El afinador de pianos”.

Mirando los créditos al final de la novela descubrí de donde el Sr. Mason obtuvo la mayor parte de su admirable documentación, del libro “Piano tuning and allied arts” de William Braid White en la edición de 1946. Casualmente, ese fue mi primer libro sobre afinación de pianos, y aunque muy viejo y gastado todavía lo conservo con gran cariño.

Para aquellos de vosotros aficionados a la literatura, “El afinador de pianos” de Daniel Mason es lectura muy recomendable, interesante y agradable de leer. Pero solo un detalle, en caso de que alguien tenga un trabajo que ofrecer para ir a Birmania, no contar conmigo y buscar otro candidato, el que subcribe (que como dije ya  leyó el libro) está muy ocupado y no tiene la menor intención de viajar tan lejos.

© copyright Juan Olalla 2010

Tu opinión sobre este artículo es altamente valorada.  Por favor deja tus comentarios y/o sugerencias. Gracias

Porqué hay afinaciones que no se mantienen, como hacer para fijarlas

Caso típico: Hemos hecho lo que parece una buena afinación, pero a los pocos días o incluso horas descubrimos con horror que el  fruto de nuestro trabajo se ha esfumado. La afinación no “agarra” y el piano vuelve a estar otra vez desafinado!!?? 

Afinando un piano de cola
 
Este es uno de los casos mas recurrentes en el mundo de la afinación de pianos. Porque una afinación no se mantiene?  Esto puede ser debido básicamente a dos cosas. La primera,  a una incorrecta técnica con la llave de afinar y la segunda a que hay pianos que por una serie de razones son “inafinables”.

Un piano muy viejo y sobre todo si tiene el arpa de madera, en la inmensa mayoría de los casos no se puede afinar correctamente, o simplemente no se puede afinar, pues  las clavijas ya no aguantan con la suficiente fuerza la tensión de las cuerdas y el tono invariablemente se viene abajo, a veces casi al mismo tiempo que lo estamos manipulando.

También el que la afinación no se mantenga puede deberse a problemas o averías estructurales del piano. Por ejemplo un arpa o clavijero roto o fisurado, también, aunque es muy raro, a un desencaje o incluso rotura del bastidor. Si alguno de estos fuera el caso, no hay mucho que se pueda hacer, pues arreglar cualquiera de estos problemas debidamente puede ser hasta mas caro que comprar un piano nuevo. Solo en  pianos de alto rango es rentable el elevado coste de la reparación.

Si el piano es relativamente nuevo y la afinación no aguanta, entonces el motivo normalmente se debe a una técnica inadecuada con la llave de afinar. Como hacer para que la afinación quede fijada adecuadamente? Si queremos que nuestras afinaciones queden bien solidas y se mantengan durante largo tiempo, debemos mejorar nuestra técnica con la llave de afinar y asentar bien cuerdas y clavijas. Este asunto que es de vital importancia se trata ampliamente en el Capítulo II del libro “Como afinar un piano”

© copyright Juan Olalla 20012 Todos los derechos reservados
  
Que te ha parecido este articulo, alguna pregunta?  Tu opinión es altamente valorada. Por favor deja tus comentario sy/o sugerencias. Gracias

Construya su propio piano. Es posible?

Este artículo he creído que podría interesar a aquellos de vosotros que sois creativos y emprendedores. Sobre todo si se os da bien trabajar la madera y el bricolaje en general.

Es en tiempos de crisis como los que estamos viviendo cuando mas se agudiza  el ingenio y la creatividad. Si no que se lo digan al buen señor que tuvo la idea de construirse su propio piano.

Esto es lo que hizo un vecino de mi localidad. El hombre aunque no sabía tocar quería tener un piano, pero no tenía el dinero, o mejor dicho, sí que lo tenía, pero al ser de natural cicatero no quería gastarselo, así que no se lo pensó dos veces y sin más se lanzó a la muy admirable tarea de construirse su propio piano.

Según me comento el ingenioso señor, en unas pocas semanas de trabajo en el desván de su casa ya tenía el piano terminado. Los materiales que utilizó los consiguió de elementos de reciclaje ya usados, y excepto algunas pocas cosas prácticamente nada tuvo que comprar.

Seguramente habrá algún descreído que piense que construirse  un piano uno mismo no es posible.  Así pensaba yo también hasta que lo vi con mis propios ojos. Mi sorpresa fué aún mayor cuando pude comprobar que el formidable artesano también se atreve con instrumentos de cuerda. Observar el chelo junto al piano.

El resultado de este trabajo en mi opinión “sorprendente”, lo podéis ver en la foto (mirar foto). ¡Un verdadero ejemplo para todos!

© copyright Juan Olalla 2012 All rights reserved – Todos los derechos reservados
Tu opinión sobre este artículo es altamente valorada.  Por favor deja tus comentarios y/o sugerencias. Gracias.

Afinar a 442, sutilezas y anécdotas

En los últimos años parece haberse puesto de moda el piano afinado a 442. En mi opinión, a no ser que haya una razón de peso, como la de tener el piano que tocar en conjunción con instrumentos de viento, afinar un piano a 442 no está ni justificado ni tampoco le beneficia.

Los pianos están diseñados para afinarse a su tonalidad estándar de 440 htz. Cambiar un piano de 440 a 442 en muchas casos desestabiliza el piano. Por otro lado, hay pianos que debido a su edad y/o estado, no aceptan la subida de tono a 442, ya que inevitablemente se vienen abajo. Con frecuencia pasar un piano de 440 a 442, si se quiere hacer bien, implica mas de una afinación.

Pero como siempre hemos dicho, el afinador lo único que puede hacer es asesorar y dar su opinión, la última palabra la tiene el cliente. Y si el cliente (que al fin y al cabo es el dueño del piano) aún en contra de nuestro criterio quiere que su piano se afine a 442, pues así sea. No seré yo quien discuta las instrucciones de mi pagador!

Para saber si un piano está afinado a 440 (por ejemplo) podríamos tomar un afinador cromático y comprobar si el La4 coincide con esta medida?. En absoluto, la medida muy raramente sería de 440 htz exactos, pues casi con toda seguridad la lectura nos daría algunas décimas normalmente arriba o abajo, y sin embargo la afinación podría muy bien estar justo a 440.

Como es esto? Cuando hablamos de 440 o de 442 (pongamos por caso) nos referimos al conjunto de todas las notas del piano y no a una sola, y si queremos saber lo alto o bajo que está el piano tendríamos que hacer varias medidas en toda la extensión del teclado y hacer un cómputo general. Técnicamente hablando, si afinamos un piano a 442 estaríamos afinando un 8% de un semitono mas alto de la afinación estándar a 440.

Cuando queremos afinar un piano a 442, lo primero que necesitamos es la referencia La4 442 (un afinador cromático nos puede ayudar,  pues no hay diapasones La442) pero luego una vez que hayamos construido el temperamento ese La 442 muy probablemente se alterará, y al final casi con toda seguridad see habrá movido algunas décimas, prácticamente nunca clavado en 442. Ver “Afinar un piano a 442” en el Capítulo VI del libro Como afinar un piano.

Para ilustrar lo dicho os relato una anécdota que me ocurrió en una ocasión que fui a afinar un piano para el concierto que iba a dar un joven pianista que hace fusión jazz-flamenco (no doy nombres). El evento tenía lugar en una localidad de la costa malagueña con ocasión de unos actos culturales. Me dejaron el encargado de que el piano se afinara a 442, y yo obedientemente a 442 lo afiné. Hasta ahí todo bien, solo que cuando vino el pianista para hacer la prueba de sonido, se sacó del bolsillo un pequeño afinador cromático que llevaba para comprobar si el piano de verdad se había afinado a 442. Por supuesto la lectura en La4 no era 442 (por las razones que he explicado) Me mando a llamar para pedirme explicaciones, ya que en su afinador cromático el La4 no le daba exactamente 442, si no 442,5 creo, o algo así.

Aunque mi paciencia es grande y soy de natural tranquilo y pacífico, estuve a punto de responderle con una  grosería, pero nó, me controlé, respiré hondo y le expliqué como buenamente me permitieron mis escasas dotes diplomáticas que aquello era normal y que el piano aunque el La4 leyera 442,5 en realidad estaba afinado a 442. Por la expresión de su cara no creo que lo convenciera, tampoco es que me importara mucho, la verdad. Ah, que bien iría todo si cada una se dedicara  a sus cosas y dejara trabajar a los demás!  Zapatero a tus zapatos, reza el sabio refrán castellano.

Por cierto una constatación, son precisamente los pianistas realmente buenos, los verdaderos grandes, los que menos problemas nos dan a los afinadores. Sencillos y modestos  en su inmensa mayoría, su talento brilla por sí mismo.

© copyright Juan Olalla 2012  Todos los derechos reservados
  
Tienes algún comentario que hacer, alguna duda o pregunta?  Tu opinión es altamente valorada, por favor deja tus comentarios y/o sugerencias. Gracias